sábado, febrero 10, 2007


He instalado una escalera
en mi salón,
al lado de la ventana.

Una de esas escaleras
que abiertas
forman una A.

Y me siento
en su último escalón,
con mi acordeón sobre
las rodillas.

Y toco alguna canción.

Mientras
en el suelo
están mis zapatos
como maceta
de unos girasoles.

Nadie puede
explicar por qué lo hago,
ni siquiera yo.

Pero allí arriba
nada me alcanza.

Allí arriba
sólo tengo que preocuparme
de acertar en la siguiente nota.

Porque dentro de un rato
bajaré
y volverás.

Y guardaré la escalera.

Y hasta mañana,
cuando lo repita de nuevo,
no me sentiré
libre de verdad.

3 comentarios:

Habibi dijo...

Parece inspirado en Joan Brossa. Por la A, por la escalera...

Placiplostilus dijo...

Niño!!Bajate ahora mismo de esa escalera!!

Pd: Estás etiquietado en mis molinos de viento

Hugo dijo...

NOOOOOOOOOOOOOOOOOO, Txetxu!!! que yo también le he etiquetado!!!!Bueno como tienes fotolog, mi etiqueta vale para tu fotolog, jejejeje

Jules vuelve!!!