sábado, agosto 25, 2007


La oficina
de Alfred
estaba en el segundo piso.

- Joder Javier,
no te había reconocido,
como has cambiado.

Me presentó
a todo el mundo
y me invitó
a un café.

A través de un cristal,
en un despacho,
un hombre
hablaba por teléfono.

- Ven, te voy a presentar
al director, era amigo de tu padre.
¡Jorge!, mira a los ojos a este chaval
y dime a quién te recuerda.

- A Vicente Das.

Mi padre
había muerto
hacía cuatro años,
y yo no había
visto a ese hombre
en mi vida.