miércoles, octubre 03, 2007


Me encuentro
enfermo de poesía.

Enfermo de algo
tan intenso
que es capaz de revolver
mi cuerpo.

No sé cómo se llega
a este punto,
pero una vez aquí
la marcha atrás es imposible.

Y cada día duele más,
porque son pocos momentos
en los que te sientes tranquilo.

Momentos
que logras aplacar
la presión en tu pecho.

Y aunque pienses
en dejarlo de lado,
sabes que no puede ser.

Algo te ata y te atará
a seguir día tras día
buscando esas palabras.

Porque escribirlas
ya supone un esfuerzo.

Y al releerlas
no siempre
te quedas satisfecho.

Aunque las pintes
en letras grandes y rojas,
aunque elabores con ellas
una pared en tu habitación.

Nunca es suficiente,
nunca has escrito
aquello
que te deje seguir tranquilo.

Y seguirás enfermo,
sin poder evitarlo,
sin querértelo perder.



Nota: Ya estoy preparando www.javierdas.es , por ahora, hay poco hecho, según vayan avanzando mis peleas con el Dreamweaver iré más rápido.

1 comentario:

kebrantaversos dijo...

PERO QUE PEDAZO DE POEMA
ESCRIBES DEL COPÓN
UN ABRAZOTE
EL KEBRAN