domingo, diciembre 28, 2008

8 días y 8 años


Dentro de ocho días,
sin contar el de hoy,
hará ocho años que murió mi padre.

5 de Enero del 2001,
víspera de reyes.

Tuve la suerte de estar presente,
en el hospital,
cuando ocurrió.

No me lo habría perdonado.

Antes hablaba más con él,
le contaba cómo me iba,
mis problemas,
mis alegrías.

Pero llevo ya demasiado tiempo
sin pararme a hacerlo.

Debe ser
que me estoy acostumbrando.

Porque te digan lo que te digan,
te acostumbras.

Y las caras se hacen más borrosas
aunque la suya aún la tengo grabada.

Tal vez debería llorarle más,
se lo merece
o eso siento yo.

Tirar hacia delante
sin que el mundo pare,
esa es la clave.

Porque nada se para,
nada.
Como mucho
eres tú el único
que se queda parado.

Y si andas, avanzas,
y si no andas, te tropiezas.

Por eso el camino que llevo recorrido
y las huellas que no siempre
recuerdo de dónde vienen.

Dentro de ocho días
hará ocho años.

Y lo más duro de todo
es que me levantaré
y probablemente no caiga en ello.
Y cuando lo haga
seguirme igual,
sin llorar.

Ya te he dicho que,
te digan lo que te digan,
te acabas acostumbrando.

6 comentarios:

ada dijo...

es cierto que él está en ti...tenéis la misma sonrisa y la misma expresión en los ojos...

me he emocionado leyendo tus lágrimas...un beso enorme

S. Dedalus dijo...

Completamente cierto. Siempre te acostumbras. Y también es cierto el parecido.

El niño mono dijo...

Lo que sientes
realmente,
sólo tú lo sabes.

Yo te puedo
acompañar en el sentimiento,
darte un tremendo abrazo,
llorar contigo,
y lo haría con gusto.

Quizás no lo he hecho directamente.
Pero recuerdo cuando
hablando por messenger,
me contaste lo de tu padre.

Recuerdo que mi corazón se encogió,
mis ojos se llenaron de lágrimas
y sufrí
y estaba a tu lado
y te quise aún más.

Porque cuando se comparten
cierto tipo de cosas,
cuando uno abre su corazón
hasta ciertos extremos,
te toca en lo más hondo.

Lo recuerdo perfectamente.
Igual que recuerdo
"Your song".

Y me acuerdo de tí
cada vez que la escucho
y sigo emocionandome tanto,
sintiéndome afortunado
de haberte conocido,
de compartir la vida.

¿Y sabes qué?
Qué no dudo un instante,
que tu padre
está contigo.
Que tú lo sientes
y que él
se siente orgulloso de ver
que su hijo
se ha convertido
en algo maravilloso.

Marcus dijo...

es precioso sentir. así.

abrzs. todos.

Jose Carlos Darlas dijo...

Fuerte, Fuerte...pero coincido con ada, tu padre, ahora, vive en ti... Un abrazo

isabel dijo...

a él no le gustaría que tú lloraras
así que no pienses que tienes que llorar
es verdá que os pareceis. mucho
yo también le cuento mis cosas al mio a veces
él lo que quiere es que tú estés bien, acostumbrado o no
así que sigue
mua!!!!!