jueves, enero 08, 2009

Un poema de mi hermano


Este de la foto es mi hermano. Porque no puede ser de otra forma, porque lo es. Y cuando le conoces te das cuenta de la sensibilidad que tiene. Hay poca gente que sienta las cosas como él lo hace, de una forma diferente y eso le hace especial.
Y lleva poco tiempo a bordo de un blog, y el muy cabrón acabará dando que hablar. Y si puedo, en un tiempo, y ocurrirá, montaremos algo juntos. Porque evoluciona a un ritmo que me sorprende cada día, y porque es un maldito diamante en bruto.
Enhorabuena, hermano.


Los plátanos de sombra de mi barrio


La jornada espera ahí fuera.

Para partir y para regresar
mi pequeño parque,
mis pequeños compañeros de camino,
del día a día.

Plantados, pacientes, hermosos.

A veces
no me doy ni cuenta,
ya, casi,
es automático.

Me gusta tanto saludarles,
contactar con ellos,
que sepan que estoy cerca...

Que paso a su lado,
levanto la mano
y acaricio
uno
dos
tres
y cinco.

Y me siento mejor
porque están ahí,
porque están bien,
por comunicarnos.

Una maravilla.

Un día
si os apetece
os los presento.

2 comentarios:

Gsus Bonilla dijo...

a mí no hace falta.
jodel
con el fernando y su blog
y qué coño

y su poesía.

ya le enlazo.

Fernando dijo...

Qué cabrón eres. Te juro que cada vez que veo que algo de lo que escribo te gusta se me pone una sonrisa en la cara y me embarga la ilusión. Por una parte por pensar que puedo estar haciéndolo mejor y por otra parte porque para mí tu opinión es importante. El orden de estos motivos no altera el producto.

Y ya, que pongas mi foto en tu blog, que me describas como lo has hecho ya... me deja alucinado.

Sabes de sobra que me encanta cómo escribes. Te admiro, porque creo que has alcanzado un nivel importante y sé que ha sido fruto de la constancia, de tu propia vida y por supuesto de el talento que albergas.

Yo personalmente hasta hace bien poco me he comparado, en cierto modo, con la poesía que conozco y que me gusta y eso implicaba en una gran medida la tuya.

De todas formas llegó el momento, hace poco también, en que pensé... "Como sigas queriendo escribir de igual forma que los demás, vas apañao." De ahí llegué a la conclusión de que la única vía para llegar a escribir algo que agrade a las personas que para mí son importantes, y quien sabe si a alguna más, es hacerlo a mi manera.

Eso y nunca dejar de tener claro que lo que me interesa de todo esto es compartir todo lo que llevo dentro en primer lugar contigo y con toda la gente que para mí es importante de verdad y después, por qué no, todo lo demás.

Una vez más, gracias. Hermano.

Qué maravillosa es
la hermandad antinatural.

De esto, escribiré algo.

Al fin y al cabo, los hermanos de sangre no se eligen...