miércoles, diciembre 01, 2010

Un haiku de Seishi


Atrapando luciérnagas,
los dedos del niño
se han tiznado de verde.