miércoles, noviembre 28, 2007

Aconsejo Beber Hilo


Hace tiempo alguien me aconsejó leer algo de Gloria Fuertes, “échale un ojo a sus poemas, te sorprenderás”. Yo, me quedé con el consejo pero en ese momento no hice nada. Más adelante, estando con un amigo en La Casa del Libro de Madrid, descubrí un libro “Aconsejo beber hilo, Diario de una loca” de Gloria Fuertes. El título me impactó y recordando lo que me habían dicho una vez, lo abrí para leer algo. Enseguida me quedé impresionado por el contenido de los poemas, por lo que contaba, por la fuerza sobre todo que desprendía. Obviamente ese libro lo compré, y de todos lo que compré ese día, para mí, fue el más importante.
Hoy, en una librería de segunda mano, he encontrado OBRAS INCOMPLETAS, una recopilación de toda su poesía publicada hasta la fecha quitando su poesía para niños. El precio no podía ser mejor, 4,50€, así que una vez más me lo he llevado a casa.
Caminando por la calle he leído unos cuantos, y he vuelto a encontrar la fuerza que hace tiempo buscaba en algunos poemas.
Así que hoy le dedico este post a esta gran poeta, y para que lo disfrutéis, aquí tenéis algo de lo que se puede encontrar entre estas páginas:

NO DEJAN ESCRIBIR

Trabajo en un periódico,
pude ser secretaria del jefe
y soy sólo mujer de la limpieza.
Sé escribir, pero en mi pueblo
no dejan escribir a las mujeres.
Mi vida es sin sustancia,
no hago nada malo.
Vivo pobre.
Duermo en casa.
Viajo en metro.
Ceno un caldo y un huevo,
para que luego digan.
Compro libros de viejo.
Me meto en las tabernas,
también en los tranvías,
me cuelo en los teatros
y en los saldos me visto.
Hago una vida extraña.

NO SABEMOS QUÉ HACER

A veces el poeta
no sabe si coger la hora de acero,
sacar punta a su lápiz y hacerse un verso
o sacarse una vena
y hacerse un muerto.

VENTANAS PINTADAS

Vivía en una casa
con dos ventanas de verdad y las otras dos pintadas [en la fachada
Aquellas ventanas pintadas fueron mi primer dolor.
Palpaba las paredes del pasillo,
intentando encontrar las ventanas por dentro.
Toda mi infancia la pasé con el deseo
de asomarme para ver lo que se veía
desde aquellas ventanas que no existieron.

2 comentarios:

Ana Pérez Cañamares dijo...

Pue es verdad, son espléndidos.

Viktor Gómez dijo...

Historia de Gloria es uno de mis libros preferidos de poesía. Esta mujer, injustamente encasillada, se desgarra en verso y vida, se da hasta el tuétano y describe con fuerza, humor, humildad y coraje la soledad, el desamparo, la solidaridad...

así que aplaudo tu elección.


Un abrazote

Tu Viktor