martes, julio 28, 2009

Man on wire



Para mí es bien sencillo: la vida debería vivirse al límite. Hay que revelarse, no someterse nunca a las normas, renegar del merito propio, no repetirse a sí mismo, ver cada día, cada año, cada idea como un verdadero reto y entonces uno logrará vivir la vida en la cuerda floja.



Philippe Petit.

2 comentarios:

conxeta dijo...

sabio razonamiento.
me encantaría ser equilibrista de cuerda,aunque a veces creo serlo ya..otras la prudencia y el miedo me dejan en el borde de la cuerda.
Hay que vivir,sin límite alguno.
(me gusta como tienes el blog ahora,es más limpio,menos recargado:D)
Un abrazote, se te echa de menos!

Ana Pérez Cañamares dijo...

ayer la vi, je,je, cómo me gustó. Todos hacemos equilibrios pero este hombre lo eleva a la categoría de arte, ¿no? Me parecieron bellísimas las imágenes, cuando parecía cruzar el cielo apoyándose sobre el vacío...
Un beso, guapo