jueves, diciembre 03, 2009

Fragmentos, de Pepe Pereza


Leyendo este relato me he acordado de un poema que escribí hace tiempo mientras trabajaba de camarero en Málaga. Allí, de vez en cuando, venía un hombre que siempre pedía lo mismo: una cerveza. Después, solía irse a una mesa y desde allí a toda chica que pasase la dedicaba una mueca intentando conquistarla. A diferencia del relato de Pepe, mi galán había perdido totalmente sus poderes con las mujeres y la imagen llegaba a ser bastante triste. Cuelgo ahora el relato de Pepe y después el poema que escribí en su día.



FRAGMENTOS

Pido un café a la camarera. Ella se vuelve hacia la cafetera y aprovecho para darle un libidinoso repaso. Es preciosa. Un anciano que está a mi lado tomando una copa de vino me dice: Si yo tuviera tu edad, ten por seguro que al final del día esa mujer estaría en mis brazos. Le creo. La joven me trae el café. El anciano se dirige a ella y adoptando una pose de galán de la vieja escuela le pregunta: ¿Qué tengo que hacer para que te cases conmigo? La camarera se ruboriza. Antes de que ella pueda contestar él se anticipa y le dice: No me respondas, ya pensaré yo en algo. Dicho esto, deja un billete de cinco euros sobre la barra, señala mi bebida y la suya y se dirige a la salida, no sin antes guiñarme un ojo. La camarera aún ruborizada recoge el billete y se aparta para dejarlo en la caja registradora. Decido lanzarme y cuando vuelve a pasar por mi lado le digo: ¿Te gustaría tomar algo conmigo cuando termines con el trabajo? Me responde que tiene novio y se aleja para atender a un nuevo cliente. Seguro que al anciano le hubiera dicho que sí.



GALÁN

Pide una cerveza,
se dirige a una mesa,
y allí,
haciendo alardes
del viejo galán
que una vez fue,
cada vez que una chica
pasa a su lado
entorna una ceja,
ladea la cabeza
y con sus labios
forma una supuesta
mueca seductora.

7 comentarios:

pepe pereza dijo...

Dos visiones de un mismo tema. Me gusta ver el fragmento al lado de tu poema, se complementan. Tío, muchísimas gracias por el espacio. Por cierto, te cojo un poema para colgarlo en mi blog.
Abrazo

Javier Das dijo...

La verdad que sí, son dos visiones totalmente diferentes. Cuando lei tu relato no pude evitar recordar a este hombre y al poema.
Muchas gracias a ti por cojer un poema mío.
Abrazo.

Begoña Leonardo dijo...

Javier, que acabo de colgar en mi blog el fragmento de Pepe y tu poema, espero que te parezca bien, gracias.

Un cariño.

Voltios dijo...

vaya dos textos buenos.

Javier Das dijo...

Begoña: un placer aparecer en tu blog.. gracias a ti..

Voltios: muchas gracias, tío, la verdad es que el conjunto creo que queda bien.

ana sáenz dijo...

la vieja escuela siempre trae mejores formas

saludos

dijo...

Hola Javier,

llegué aquí por casualidad, y me quedo para poder seguir leyendo... gracias por las notas en mi blog.

Y claro, puede pedirse prestado lo que quieras!

Un abrazo desde el otro lado...
Perla =)