miércoles, febrero 17, 2010

...


Hemos introducido
la pizza casera en el horno
y ahora sólo queda esperar.

Un par de vasos de vino,
sentarse en el suelo en pijama,
entrelazar las piernas,
hablar.

La plenitud
viene así,
en algo cotidiano,
en una cocina,

feliz.




Javier Das. Poema inédito.

7 comentarios:

trovador errante dijo...

La encuentras en el justo lugar donde esta, hermano, en lo que tenemos al alcance de las manos.

Un abrazo Javi,
Kike

dijo...

Salud por el maravilloso estruendo de lo cotidiano.

Saludos desde Mx...

José Carlos Darlas dijo...

MUY SABIO...

pepe pereza dijo...

que sensación más entrañable.
Abrazo.

pd supongo que el vino era de Rioja.

Edu dijo...

La felicidad es lo mas cotidiano. Todo empieza en lo mas cercano para acabar buscando sueños lejanos. Eso nos hace felices.
Un Abrazo

Voltios dijo...

cierto amigo das, así surge la felicidad.

Violeta dijo...

MUY BONITO
yo creo absolutamente en la felicidad de lo cotidiano

Saludos, Javier

;)